Inicio EDITORIAL La ilegalidad, el PRM y El Factor

La ilegalidad, el PRM y El Factor

555
0

Durante muchos años, hemos visto como la inmensa mayoría de la población ha cuestionado en reiteradas ocasiones el rol que juegan los partidos políticos en nuestra sociedad, llegando inclusive a cuestionar los niveles de transparencia con que se manejan sus procesos, sobre todo los internos en los que se definen sus autoridades, y por qué no, hasta en los procesos en los que serían definidos quienes estarían llamados a representar los intereses de la población en los puestos electivos.

Y es que, así como los partidos políticos son la base de sustentación de la democracia, es imperante que, ahora que contamos con una ley o marco legal que rige estas organizaciones, y que buscan no sólo fortalecerles y hacerlas más transparentes, avancemos no sólo hacia la consolidación de cada una de las organizaciones que componen el sistema, sino también a convertirlas en entes que puedan servir de ejemplo de transparencia y participación hacia afuera de los mismos.

Este fin de semana que recién concluye fue de conocimiento público la supuesta escogencia del candidato a alcalde para el municipio de El Factor por el Partido Revolucionario Moderno, en un hecho que no solo llamó la atención de los munícipes que forman parte de esa organización política, sino también por quienes componen los sectores que conforman dicha comunidad.

Las posiciones encontradas, sobre todo en los medios sociales, habrían sido provocadas por el método utilizado por quienes organizaron “el sondeo” que diera como resultado la supuesta escogencia como candidato del joven Oscar Pablo.

Y definimos como “supuesta” la escogencia del Joven Oscar Pablo, pues al parecer, a los dirigentes y miembros del Partido Revolucionario Moderno se les olvidó que, aunque el método de las encuestas para seleccionar candidatos en diferentes demarcaciones territoriales es avalada por la Ley 33-18 de Partidos y Agrupaciones Políticas, ella establece el procedimiento para que la escogencia y el proceso sea válido.

Lo que pasó el pasado fin de semana debe llamar la atención no sólo a la cúpula del Partido Revolucionario Moderno en la Provincia María Trinidad Sánchez, especialmente en el municipio de El Factor, sino también a todas las organizaciones políticas que forman parte del sistema, porque si existen leyes y reglamentos es para ser respetados.

¿Cuestionar el proceso de escogencia? ¡No! Sino más bien un llamado a la prudencia y a llevar procesos que se encuentren enmarcados dentro de lo que establece la ley y preñados de legalidad, que no empañen el presente y futuro de los más jóvenes, evitando así que la ola de la judicialización de la política continúe y se haga más grande.

¿Intromisión en los asuntos políticos de un Partido? ¡NO! Sino más bien un llamado a las organizaciones y sus principales dirigentes, para que se manejen a la altura que deberían y comiencen por ellos mismos a poner el ejemplo respetando lo que establecen las leyes y sus reglamentos, como es el caso de la ley 33-18, de Partidos y Agrupaciones Políticas y que no debe convertirse en letra muerta.

Mientras tanto, solo nos queda recordar que, fue la propia Junta Central Electoral que, a partir de lo que establece la Ley 33-18 estableció que los partidos políticos que decidan celebrar encuestas o sondeos como mecanismo de selección de sus candidatos, solo podrían optar por empresas registradas oficialmente ante la Junta Central Electoral (JCE) para los fines, una labor que examinaría luego ese organismo.

¿Tiene el PRM un candidato a alcalde en el municipio de El Factor? ¿Es legal esa candidatura elegida por una “encuestadora” que no ha sido reconocida por la junta y que se sustenta al margen de lo que el órgano electoral y la propia ley establece?

¡Saque usted sus propias conclusiones! Mientras tanto, hasta en lo que se refiere a la presentación de los resultados hay irregularidad, porque el propio reglamento establece además que las encuestas o sondeos deben ser ordenadas por las autoridades correspondientes de los partidos y solo serán dados a conocer por las referidas instancias.

Nos luce que a Oscar Pablo le han puesto una trampa para invalidarlo como candidato al final del camino ¿Seguiremos tronchando y engañando a los más jóvenes?

¡Reflexionemos pues, antes de que la crisis sea mayor y ya sea muy, pero muy tarde!

Amaury Reyna Liberato, director del Naguero.com y productor de Naguero Radio