Inicio OPINION Narval López La verdad subjetiva

La verdad subjetiva

382
0

La misma noche del atentado a través de publicaciones y de comentarios en las redes sociales se hacían conjeturas y se establecían extraoficialmente hipótesis distintas con las que cada quien se fue construyendo su versión de los hechos. Del otro lado una respuesta rápida de las autoridades que dio con el autor material del hecho y gran parte del entramado que ayudó a la comisión del hecho de sangre.

Unos sindicaban al artista urbano secreto cómo el objetivo, otros decían que era un lío de faldas, otra tesis postulaba que era por no pagar una deuda contraída con Ortiz. En fin cada uno abrazo su propia historia, más ninguna se acercaba a la verdad.

La posverdad, la inmediatez de las redes y el morbo, han intentado enlodar los resultados de la investigación que presentarán en una rueda de prensa conjunta la Procuraduría General de la República y la Policía Nacional a través de sus más altos representantes, misma que en resumen establece que el objetivo del atentado perpetrado la noche del domingo 09 de Junio en el centro de diversión Dial de la avenida Venezuela en Santo Domingo Este, no era ninguno de los que resultaron heridos, dígase David Ortiz y Jhoel López, si no, que se trataba de otra persona ubicada en la misma mesa en el referido lugar y que lleva por nombre Sixto David Fernández.

José Hoepelman, abogado del Ex Pelotero dijo al medio norte americano Boston Globe: “Puedo decir que David Ortiz es inocente en lo que pasó. No tiene ninguna conexión con actividades ilícitas, no tiene relaciones con personas que tienen conexiones criminales, ni ha violado los valores familiares que podrían provocar tal incidente”.

El Departamento Anti Drogas de los Estados Unidos, DEA y el Buró federal de investigación FBI participaron en calidad de colaboradores en las pesquisas y en ningún momento han desmentido la versión oficial de los hechos. Así mismo los medios y cadenas internacionales como ESPN, FOX y CNN se han hecho eco de la versión oficial.

Entonces ¿por qué nos resistirnos a la verdad cuando está no satisface nuestro morbo? la verdad no es complaciente, la verdad es en ocasiones dura, otras tantas triste, y en algunos casos pareciera increíble pero no deja de ser la verdad.

Por: Narval López

0 Reviews

Write a Review