Inicio Reflexiones del Nagüero Sea la hora que sea… ¡Sonríe!

Sea la hora que sea… ¡Sonríe!

571
0

Una sonrisa es la mejor aliada para este tiempo de cuarentena, es hora de sonreír a pesar de lo que pueda pasar.

La sonrisa de las personas suele ser un transmisor directo de su estado de ánimo, siempre y cuando sea genuina y en un contexto adecuado, según afirman los psicólogos.

Sin embargo, ante esta crisis que estamos viviendo, que a muchos nos genera incertidumbre, estrés, desesperación, inclusive hasta mal humor, es necesario sentarnos y detenernos por un momento, sé que resultaría difícil hablar de sonrisas en medio del Coronavirus, pero… ¿Saben qué? Vamos a salir de esto, estoy segura que si, además estoy convencida de que luego de esta crisis vamos a salir más fuertes, consientes y responsables con nuestro entorno y con nuestros semejantes.

Ahora bien, llora si lo necesitas, salta, grita, baila, cocina, dibuja, lee, date el gusto de dormir todas las horas que quieras. Pero ojo, cuidado con las formas, vamos a pedir perdón cuando sea necesario, a lo mejor que quien está a nuestro lado comprende la situación y la empatía nos invade. Así que respeto, entendámonos y hagámonos entender.

Pero también les digo algo, no pierdan nunca la sonrisa, una sonrisa puede cambiar la percepción de nuestros problemas ya que lo más importante no son los problemas que atravesemos sino la actitud con la que nos enfrentamos a los mismos.

Este es el mejor momento para regalar una sonrisa ya que no podemos saludar de cerca, sino más bien podemos hacerlo a través de una llamada, foto o video, ten siempre una palabra amable preparada para regalar, una caricia, una mirada tranquilizadora para con quien estamos en casa, nuestros familiares aun estén lejos o simplemente para responder en las redes sociales. Todos lo necesitamos y merecemos, así que si das lo mejor de ti, recibirás lo propio, así volveremos y nos reencontraremos, llenos de vida y llenos de magia.

Be Happy Nagüero y recuerda regala una sonrisa aun te levantes tarde.

Yiraldy Hernández