Inicio EDITORIAL Amaury Reyna L. ¿Aplicación de la Ley? Falta mucho por hacer

¿Aplicación de la Ley? Falta mucho por hacer

100
0

Esta vez, sí que seré breve, y no es para menos. Hace unos días que el nuevo director del Intrant en María Trinidad Sánchez, anunció que esa institución habría llegado a un acuerdo para que Caribe Tours respetara las señales de tránsito y que sus autobuses, cuando vinieran desde Río San Juan hasta Nagua, no tomaran importantes vías internas del pueblo en dirección contraria, un reclamo que, desde la primera gestión del actual alcalde de la ciudad, Junior Peralta, luego de que este iniciara el proceso de reordenamiento vial, la población viene realizando ¡Y eso es una barbaridad! Y cuando lo exclamamos, lo hacemos porque al parecer en nuestra sociedad, las leyes están hechas para los más humildes, mientras que los grandes y poderosos hacen de ella y con ella lo que les plazca, al punto de que obligan a la propia autoridad, esa que tiene que hacer valer la ley, a tener que negociar el respeto a la misma.

Y como si lo anterior no fuera suficiente, hace apenas unas horas que, en medios de comunicación y redes sociales, circula la información de que, por el asueto de Semana Santa, todo conductor de motor que transite por la vía pública sin casco protector será detenido y multado, otra información que alarma, pues, al parecer, el trabajo de fiscalización de la DIGESETT y la aplicación de la ley solo se realiza en fechas específicas, como si la misma solo existiera para ser aplicada durante feriados largos.

Y es entonces cuando nos preguntamos, ¿fue ayer que aprobaron la ley 63-17, de movilidad, transporte terrestre, tránsito y seguridad Vial de la República Dominicana? La pregunta la hacemos porque pareciera que, la propia autoridad, actúa como si a la misma aún no se le encendiera su primera velita de cumpleaños y la misma se estaría socializando con quienes estamos llamados a cumplir con lo que está establecido en sus 360 artículos.

¿Cuál habría sido la intención del legislador al aprobar esta ley 63-17, fue la de regular la vida en las calles durante los asuetos o largos feriados y que luego de pasados estos “días libres” se aplique un sálvese quien pueda en la vía pública? Si usted encuentra las respuestas adecuadas a esta pregunta, por favor compártalas, a ver si los que no entendemos, lo logramos hacer.

Y es que la realidad de República Dominicana en materia de aplicación de leyes de tránsito es realmente penosa, puesto que, desde que nos regulaba la Ley 241, promulgada el 28 de diciembre de 1967, hasta estos días en que contamos con una “robusta”, pero débilmente aplicada y sobre irrespetada ley 63-17, las quejas, los accidentes, la falta de respeto hacia ella y la ausencia de su aplicación efectiva y permanente en nuestras calles, sigue siendo pan nuestro de cada día.

Por lo demás, chupe usted y deje el cabo, pues al parecer, esta realidad difícilmente cambiará, sobre todo porque por lo que vemos, a la autoridad ni siquiera le preocupa el hecho no solo de que nadie quiere respetar lo que escrito está y debe ser respetado, sino que tampoco les importa el carente respeto que la población debe tener por ellos, los llamados a aplicar y hacer respetar la ley.

La verdad ha de ser dicha, aunque duela. Yes que ni los antiguos Amet de Leonel, ni los de Danilo, mucho menos los de Abinader conocen lo que es aplicar y hacer respetar la ley, porque la misma no está para ser aplicada “en momentos”, sino siempre.